domingo, 4 de octubre de 2009

¡José Blanco ha dicho una verdad!



Se comenta sólo. Sin embargo, el mismo Pepiño es la prueba de que, incluso para la desvergüenza y la demagogia hay que tener cierto salero y desparpajo, no como su sucesora, la hija de mamajín y papajín, que nos tememos no vale ni para eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada