lunes, 21 de abril de 2008

Judas Rajoy se ahorca en el palmeral de Elche

El descompuesto Rajoy ha perdido definitivamente los desquiciados nervios que tenía desde las elecciones, y se ha suicidado políticamente. En un alarde de moderación, ha exigido que los liberales y los conservadores abandonen el PP. Entonces, ¿quién queda en el PP? ¿Los sorayos, marianitos y demás centroides, hormiguitas de partido? Definitivamente, este hombre está para el retiro, con el agradecimiento por los servicios prestados como buenamente ha podido estos cuatro años, pero que se tome unas vacaciones, largas, largas, en alguna playa tranquila, para recuperar ese sistema nervioso. De lo contrario, se va a pegar una bofetada electoral tras otra, y cuando lo que quede del PP le eche, se convertirá en otro Herrero de Miñón resentido, que comparte tertulia en la SER con el genocida Carrillo. A propósito, a la presentadora de ese programa, le han regalado otro en la primera cadena de televisión; la nueva pregonera del PSOE, al parecer sustituyendo al inigualable Pepiño Blanco, también es otra periodista prisaica... Ya no hay pudor en disimularlo: cada día es más claro que partido y entramado de medios periodísticos es lo mismo. Me hace gracia cuando dicen "servicios informativos", deberían decir "filtros informativos", porque lo que hacen en realidad es filtrar la información, para ocultar la que no interesa, y magnificar y manipular la que interesa dar a las masas prisaicas enfervorecidas. Así funciona "la prisoe", como dicen en Andalucía. Doña Esperanza, tranquila: o el PP se hunde, a pesar de sus advertencias; o le elegirán a usted por aclamación en vista del hundimiento. En cualquier caso, usted ha cumplido. No hay peor sordo que el que no quiere oir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada