jueves, 24 de abril de 2008

ZP y los nazis

Interesante la reflexión que hace Pío Moa en su blog, refiriéndose a ZP: "Este personaje se ha declarado rojo, lo cual significa identificarse con el gulag y, en España, con la destrucción de la legalidad republicana y su consecuencia de las chekas (lo escribo con "k" para diferenciarlo de las habitantes de Chequia, que nada tienen que ver). La autoidentificación de ZP no procede de la ignorancia, pues el individuo ha promovido una ley de exaltación de los chekistas (y los etarras). Debido a su idiotez (Albiac dixit, con acierto) y a su frivolidad niñatesca, Zapo parece poco consciente de las implicaciones, pero esa inconsciencia no mejora las cosas, y en la práctica viene a ser lo mismo: así como el Frente Popular demolió la república, él y su gente están demoliendo las bases de la convivencia democrática instaurada en la transición. Lo hacen mezclando la demagogia y la violencia. Y no me refiero solo a sus asaltos a sedes del PP y demás, sino al eje de su estrategia: la legitimación y el premio a los asesinatos de la ETA. La cual coincide con el Gobierno en su decisión de liquidar la legalidad constitucional salida del franquismo, y por ello ilegítima, según los pensadores sociatas y etarras, rojos unos y otros. Desde luego, nuestros rojos no han llevado su delincuencia hasta los extremos de los nazis en la guerra mundial, ni es probable que las circunstancias internacionales y nacionales se lo permitan, pero la delincuencia nazi no se limitó, ni mucho menos, al Holocausto. En cierto modo Zapo se parece más a los nazis que a los rojos. Estos últimos, como ha observado Stanley Payne, se caracterizaron por sus asaltos directos al poder, mientras que los nazis siguieron una táctica diferente: conseguir el poder legalmente para, desde él, destruir a conciencia las bases de la democracia. Hitler demostró que se podía hacer, y eso es lo que está haciendo el actual Gobierno español." Exactamente, don Pío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada