jueves, 22 de mayo de 2008

El PP se desmorona

Primero se fue Zaplana. Le siguió Acebes. Pizarro, el número 2 por Madrid ya estaba arrinconado. Mayor Oreja y Vidal Quadras hacía años que estaban en el destierro europeo. Pero una es que se vayan algunos políticos, por grande que sea su peso, valía y experiencia, y otra cosa es que se vaya alguien que es algo más que un político. La despedida de María San Gil, diciendo que no confiaba en Rajoy, ha sido el tiro de gracia para Bellido Dolfos-Rajoy. Lo de menos en esta mujer es que sea la presidenta del PP vasco. Lo que importa es que todo el mundo sabe que esta mujer se está jugando la vida todos los días, y que no lo hace por un puesto. Si se va, o se queda, es por principios. Rajoy no la puede comprar con ningún puesto ni promesa. Por eso queda en evidencia el judas. Por si fuera poco, esta mañana nos desayunábamos con la carta abierta de la madre de Gregorio Ordóñez, y ahora también Ortega Lara anuncia que se borra del PP. Esta gente no está ahí para ganar fama, ni puestos de relumbrón, ni dinero. Esta gente se ha jugado la vida, y ha estado a punto de perderla, por unos principios. Que esta gente abandone el PP debería hacer a Judas Rajoy presentar la dimisión con carácter inmediato e irrevocable, si tuviera vergüenza torera, claro. De la otra, también es dudoso que tenga... Mientras tanto, Judas Rajoy se echa en manos de PRISA con su amiguete Gallardón, el cual le asestará una puñalada trapera cuando estime conveniente... Sólo le quedan dos opciones a los militantes del PP: o echan a Rajoy y toda su sorayesca, incluido Gallardón, en el próximo congreso (algo muy improbable en un congreso amañado a la búlgara...), o se van del partido y fundan otro. Un partido nacional, liberal, que anteponga los principios a las poltronas. De eso no tenemos en España, y ya va siendo hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada