viernes, 16 de mayo de 2008

La montería del rojo

Resulta que Bermejo, nuestro ministrillo de Justicia, sí ése fiscal autocalificado como "rojo", y al cual no querían ni sus propios compañeros, ya que perdía las votaciones para ser elegido jefe de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo a propuesta de su amiguete Conde Pumpido; que reformó su pisito en Madrid por la nadería de unos cientos de miles de euros, porque su casa de Pozuelo no le bastaba... Pues ahora sabemos que sus aficiones son de lo más proletarias y humildes, como suele ocurrirle a nuestra progresía de salón, ahora en la poltrona: al señorito le gusta matar ciervos, como informa lanacion.com.
Claro, que no es barato: "Un puesto en una montería cuesta 6.000 euros. Cada pieza extra abatida, 3.000 euros más.", pero ¿qué son unos miles de euritos para este fiscalillo al que le gusta ver "el mundo en colores", y cuya esposa, funcionaria, aparece en un mítin en Murcia mientras supuestamente estaba de baja médica?.
¡Qué bien! ¡Por fin tenemos un ministro de Justicia que, además de no tener un solo problema en su ministerio (los más de 200.000 expedientes atrasados, la reciente huelga de funcionarios, la escasez total de medios en los juzgados, etc. son minucias para este genio del Derecho Progre), no perseguir a los pobrecitos terroristas de ANV, a los que ha permitido ocupar los ayuntamientos y hacerse con cientos de miles de euros, que irán a parar a sus colegas de ETA...; derrochar (otros dirían malversar...., líbreme Dios...) dinero de los contribuyentes para comprarse jardineras en su pisito, además, va a conseguir terminar con la escasa población de ciervos que va quedando!. Vamos, como Atila. En rojo, eso sí. Me quedo con una frase de Bermejo, que publica lafraseprogre.com: "Quien, como yo, ha tenido el privilegio de tener una posición intelectual y material, está obligado a devolver parte de eso a la sociedad. Desde ese punto de vista, sí, soy de izquierdas" ¡Dí que sí, Bermejinsky! Empieza por devolvernos esos ciervos, ¿vale?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada