lunes, 5 de mayo de 2008

La oposición al desguace de España consta de una sola diputada

Se puede decir que ya ha comenzado el proceso de descomposición del PP. Hoy ha abandonado Acebes la secretaría general. Hace unos días, Zaplana anunciaba su retiro de la política. Esta mañana, contaba Jiménez Losantos cómo Rajoy coincidió en un restaurante este fin de semana con unas decenas de diputados que celebraban una comida de despedida de Zaplana, y entró sin atreverse a saludarlos. Más tarde, en vista de que no se iban, tampoco se atrevía a salir.
Ya hay quien se pregunta "¿Puede desaparecer el PP?". Es algo que yo ya anuncié en el blog del PP en 2006, y me borraron la entrada... Mientras tanto, la única oposición a ZP la está ejerciendo una única diputada solitaria, sin grupo parlamentario propio pero con más votos detrás que el PNV: Rosa Díez. Seguramente yo no coincida en muchas cuestiones económicas con UPyD, pero ahora mismo parece que es el único partido con una visión NACIONAL, que se está lanzando a defender la unidad de la nación, los derechos constitucionales, etc. Se anuncia que: "Rosa Díez presentará en el Congreso una iniciativa instando al Gobierno a disolver los ayuntamientos gobernados por Acción Nacionalista Vasca (ANV), el partido tapadera de la ilegalizada Batasuna. La diputada de Unión Progreso y Democracia invoca para ello el artículo 61 de la Ley de Bases del Régimen Local, que permite actuar así en el caso de que una corporación perjudique «gravemente» los intereses generales. Basándose en esta norma, por ejemplo, el Gobierno disolvió hace dos años el Ayuntamiento de Marbella y puso al frente a una comisión gestora." Mientras Rosa Díez se enfrenta en solitario a los nacionalistas, a los atontados pperos, a los socialistas que ceden España en bandeja y que pagan rescate a piratas somalíes, en el PP tienen aparcados o en franca retirada a los pesos pesados, y dejan que, frente a las cámaras, se plante la tal Soraya.... ¿Quién es esta niñata para decir nada? ¿Qué fuerza tiene lo que diga? Lamentable. El único signo de vida, el único aliento que exhala aún el moribundo PP viene del barrio de Salamanca, en Madrid, donde se empeñan (no se sabe por cuánto tiempo...) en pedir primarias.
A ver si cunde el ejemplo, y el moribundo sale de esta. España necesita un partido grande que se oponga a su desguace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada